Hola

El líder también se cansa.

La verdad del liderazgo no es ser el superhéroe que está siempre listo para los grandiosos discursos que motivan, pero que sobretodo influyan en las personas, tampoco es tener la energía suficiente para atender todos los acontecimientos que se le atribuyen, así como es mentira que tenga el conocimiento de todo para resolver cualquier problema y que nunca se equivoque. Muchas cosas se les atribuyen a los líderes que no son ciertas, mientras que encontramos a personas con virtudes y defectos detrás de ese título de líder, personas que también cometen errores, se cansan, piden ayuda, algunos lloran o sienten que el mundo se cierra ante sus ojos o que no hay más salida, porque el líder también se cansa, necesita renovar energía, encontrar sus motivos, descubrir verdades, enfrentar fracasos, sentir dolor, reinventarse como líder y también como persona, porque los retos a veces se superan y a veces no, porque el aprendizaje tiene un costo y los resultados también.

Como emprendedor, empresario o empleado, se viven altibajos, éxitos y fracasos, ser líder no es fácil, es muchas veces poner el ejemplo, aun cuando las cosas no han salido como se esperaban, con las crisis económicas, con los impuestos por pagar y la falta de apoyos empresariales, con los riesgos latentes y las deudas existentes, la ausencia de ideas cuando más hay que innovar, una y mil cosas pueden suceder y afectar la resistencia del líder, quien también tiene derecho a descansar y renovarse, para eso es imprescindible que cuente con un equipo a su alrededor que lo apoye, compartiendo una visión definida donde cada elemento del mismo esté enfocando sus esfuerzos en conseguirla, algunas veces alguien tomará el rol de líder mientras tanto.

Como el fragmento del hermoso poema de Rudyard Kipling:

“Cuando vayan mal las cosas como a veces suelen ir,

cuando ofrezca tu camino sólo cuestas que subir,

cuando tengas poco haber pero mucho que pagar,

y precises sonreír aun teniendo que llorar,

cuando ya el dolor te agobie y no puedas ya sufrir,

descansar acaso debes pero nunca desistir…”

Nadie dijo que ser líder sería fácil, nadie tiene asegurado el éxito o tener un buen fracaso, hay fracasos duros, crueles, costosos, empresas que abren y al poco tiempo cierran, empleos que se pierden, deudas que suben; pero también, en ese camino hay líderes que se forjan, empresas que prevalecen, conocimientos y experiencias adquiridas, lealtad de colaboradores hacia las empresas y dueños de empresas leales a corresponder a sus colaboradores.

La autenticidad en el liderazgo es primordial para ser resiliente, si no aceptas tus errores no puedes aprender de ellos, si no descansas no tendrás la energía suficiente para conseguir tus metas, si no pides ayuda no disminuirás los impactos de tus debilidades, reconocer que también tú como líder necesitas renovarte y tomarte el tiempo para hacerlo te permitirá dar lo mejor de ti en todo lo que te propongas.

Follow Nydia Hidalgo