Hola

Control Interno.

Las fugas, mermas, desperdicios, pérdidas, o como determinemos llamarle a las cantidades de dinero que disminuyen la utilidad de la empresa, son detectables, medibles y las podemos prevenir, para eso y muchas cosas más es que nos ayuda el control interno.

Aplicar el control interno en la organización no significa revisar cada dato que exista en la misma de manera rigurosa, estricta e inflexible. Las etapas por las que ha pasado a través de las diferentes generaciones nos muestran una evolución positiva del mismo, hasta llegar a ser un elemento imprescindible en la protección de los activos de la organización.

“Los controles internos han tomado una orientación dirigida de manera prioritaria a fomentar la eficiencia, reduciendo el riesgo en la consecución de objetivos, ayudan a asegurar la confiabilidad de la información financiera y la de gestión, a proteger los recursos, y a cumplir las leyes, reglamentos y cláusulas contractuales aplicables (Rivas, 2011, p. 117)”.

Han sido muchos los hechos tales como fraudes y escándalos internacionales en los que el control interno ha tenido gran relevancia, consecuencia de tales situaciones ha sido la formulación de leyes, comisiones, normas de trabajo, códigos de conducta, guías de control, entre otros, donde la auditoría como punto clave en la detección de irregularidades ha sido el actor principal, tanto para la presencia como para la ausencia de elementos que obstaculizan algunos de los fines primordiales del control interno como son:

- Salvaguardar los activos de la organización.
- Utilizar datos veraces en toda la organización y en sus informes de resultados hacia externos.
- Prevenir riesgos.
- Hacer más eficientes las operaciones.
- Contribuir al logro de los objetivos organizacionales.
- Ser el medio de prevención, información y corrección en todos los niveles.

El control interno no es un gendarme o policía interno, es una estructura, un medio de identificación de los activos, pasivos y operaciones que sustentan los resultados financieros de la organización, un apoyo para corregir de raíz los funcionamientos no adecuados, y de manera muy significativa, la prevención de dichos funcionamientos para que la seguridad en todos los ámbitos de la organización sea lo primordial en todas las relaciones, tanto internas como externas.

Por lo tanto, seguiremos hablando de control interno, para que en tu micro, pequeña o mediana empresa, utilices elementos que te apoyen en la ejecución de acciones enfocadas en una organización más segura, y logres diseñar e implementar una estructura de control interno adecuado a tus requerimientos, tamaño y sector al que perteneces.

Referencias:
Rivas, G. Modelos contemporáneos de control interno. Fundamentos teóricos. Observatorio Laboral Revista Venezolana Vol. 4, Nº 8, julio-diciembre, 2011: 115-136 Universidad de Carabobo.