Hola

Nuestro cliente y el Covid-19.

El mundo lo sabe, estamos ante un evento que está marcando nuestra supervivencia y como consecuencia nuestro entorno económico. En donde el consumidor se ha adaptado a la pandemia actual con compras de pánico, se vuelve más exigente y con más cautela en cómo gasta el dinero, estamos ante la situación en la que para algunos productos o servicios la oferta ha crecido y la demanda ha disminuido, y al contrario, en otros productos que son mayormente de la canasta básica en algunos lugares han incrementado su precio porque se sabe que la demanda seguirá existiendo, y a su vez los productos sustitutos están teniendo más presencia.

Aquí es donde debemos estar analizando día con día las necesidades de nuestros clientes y nuestros productos, si los quieren a domicilio, si quieren pasar por ellos, si quiere pagarlo en línea para no tener que tener un contacto con el cambio al pagarle, si no tiene efectivo y solamente tiene el crédito de sus tarjetas bancarias, considerando que hay personas que al quedarse sin ingreso vivirán un tiempo de tarjetas de crédito.

En estos momentos todo influye en la compra: el precio, el método de pago, el medio de entrega, la confiabilidad de tu empresa respecto a las medidas de seguridad que tienes. Son elementos que el cliente que te era fiel aún y cuando no cumplías alguno de esos elementos te seguía consumiendo, tal vez ya no, porque entran factores como el tema de las medidas de seguridad enfocadas a la higiene y sobre todo a los cuidados para no evitar los contagios del covid-19 desde la compra hasta la entrega y pago de los productos y servicios, estos nuevos elementos marcan una diferencia ante igualdad de condiciones de precio y características de tu producto servicio.

Aunado a eso el cliente ha desviado su atención a artículos necesarios para un confinamiento, donde se es más precavido al momento de hacer compras por impulso o que dejan de ser prioridad, o simplemente está cerrado el lugar al que frecuentemente le consumías, por lo que aplica al consumido precavido y al consumidor que no le ha importado el covid-19 que sigue queriendo hacer su vida normal y que se ha visto limitado por las disposiciones oficiales o por las empresas que realmente están cerrando por prevención.

Muchos clientes en estos momentos quieren un servicio en línea, desde su casa, oficina o donde se encuentre, sin salir a las tiendas, utilizando servicios que ya existían solo que a un nicho de mercado diferente, como el súper desde su celular, los libros pedidos a domicilio en internet, inclusive digitales, las compras en portales cómodos y sencillos que disminuyan el precio aún con la calidad de una marca específica, hasta consultas por videoconferencia en las que no requieren exploración física, aplicaciones como la telemedicina que es parte de la telesalud, son muchas las aplicaciones en las que podemos utilizar la tecnología, el empresario debe encontrar maneras de disminuir gastos operativos, aumentar ventas y darle al cliente una experiencia única de servicio.

Las páginas web son de suma importancia en estos momentos, tener tus servicios en línea, la comodidad de hacer pagos en línea, por un tiempo los clientes no estarán tan dispuestos como antes a hacer un depósito en las tiendas que ofrecen servicios financieros, estamos obligados por la situación a vivir lo más tecnológicamente posible.

Y así como tus clientes han evolucionado, tú también evolucionarás con tus pedidos a tus proveedores, con lo que consumes, esto es parte de una tendencia que no va a dar marcha atrás, la empresa que dé el brinco a la facilidad tecnológica lo va a mantener, porque tu cliente ya te lo va a exigir, cuando un cliente vive una experiencia de compra que le ha convenido busca ese tipo de experiencias, inclusive determina que si no lo tienes no estás en tendencia.

Esto es algo que está obligando al empresario a innovar, a usar el comercio móvil (m-commerce) que es vender desde los dispositivos móviles como tu celular o tu Tablet con aplicaciones como whatsapp, Facebook, instagram y redes sociales diversas, y el comercio electrónico (e-commerce) y llegaremos al punto en que los negocios estarán fundamentados en la tecnología con los puntos de venta de contacto con el cliente.

La necesidad de los clientes ha cambiado, tú necesidad también porque tú también te has vuelto también cliente en esta pandemia inesperada, esto es un punto en el que no hay retorno, es muy probable que estés en el grupo en el que te reinventas o desapareces, y no solo es reinventarse, es comunicarlo a tus clientes y posibles clientes, si no lo saben no serás opción para ellos.

Follow Nydia Hidalgo